Ezra Pound
 
Raul Brozovich
Feliciano Mejia
Ana Vizcarra
Clara Janés
Ezra Pound
Luis Hernandez
Denisse Vega
J.A.Rimbaud
Octavio Paz
Pita Amor
L.M.Panero
Cesar Vallejo
Roca X poetas
Rene Ramirez Levano
Roberto Marmanillo
Gonzalo V.E.
Gabriel celaya

Julio Gutiérrez Samanez
Galeria de Arte
Fotografias
Miguel Fuentes
Links

Ezra Pound

PALABRAS PRELIMINARES
Yo junto estas palabras para cuatro personas,
Algunos más pueden alcanzar a oírlas,
Oh, mundo, lo lamento por ti,
Tú no conoces a esas cuatro personas.
Ezra Pound
imagen


Ezra Pound nacio en Hailey (Idaho)
el 30 de octubre de 1885;Su familia se traslado al año de nacer a Filadelfia. Su madre fue pariente del poeta Henry Wadsworth Longfellow y su padre fue empleado fiscal.
Aunque en un principio pensó en estudiar leyes, finalmente estudió literatura en la Universidad de Pennsylvania: allí sobresales por su excentricidad y su amor hacia la poesía. Fue en gran admirador de la obra de T.S. Eliot, William Butler Yeats, James Joyce, Robert Frost y D. H. Lawrence.
Trabajó en Londres para las revistas Poetry y The little Review. En París trabajó en la revista The Dial. Vivió en Italia difundiendo por radio propaganda fascista durante la II Guerra Mundial. En 1945 le capturaron y le declararon incapacitado psicológicamente por este suceso. Tras su salida del sanatorio mental de Washington regreso a Italia.
Sus obras más conocidas son:
Personae, Los Cantos, Cartas y poemas completos y Traducciones.
Murio en Venecia el 1 de enero de 1972
Ezra Pound fue un gran Poeta, crítico y traductor cuya obra influyó de manera decisiva en la poesía estadounidense de principios del siglo XX. Difusor del movimiento literario llamado imaginismo. Los cantares es considerada su mejor obra.

Libros publicados

Entre otros:

A Lume spento, 1908

Personae, 1909

Exultations, 1909

Cathay, 1915

Hugh Selwyn Mauberley, 1920

The Cantos; How to Read, 1931

Make it New, 1934

Literay Essays, 1954



SELECCION DE POEMAS
CANTO XLVII

¡El que aun después de muerto conserva todas sus facultades!

Estas palabras surgieron de las tinieblas.

Primero tendréis que ir por el camino del infierno.

Y hasta la glorieta de Proserpina, hija de Ceres,

En medio de la oscuridad sobrecogedora, hasta donde Tiresias.

Sin ojos él, sombra en el infierno.

Tan pleno de saber que los de carnes firmes saben menos que él,

Antes de que lleguéis al cabo del camino.

Conocimiento sombra de una sombra,

Y, no obstante, navegaréis en su busca

Sabiendo aun menos que las bestias narcotizadas.

La lamparillas a la deriva en la bahía

Y la garra del mar las recoge.

Neptunus bebe después de la marea muertas.

¡Tamuz! ¡Tamuz!!

La llama roja metiéndose en el mar.

Por esta puerta se os mide.

Se encienden luces sobre el agua desde los botes largos

La garra del mar los echa hacia afuera.

Los canes de Escila gruñen a los pies del desfiladero

Los dientes blancos roen la base del acantilado.

Mas en la pálida noche de lamparillas derivan hacia el mar

La luces parpadean rojas en pequeños frascos.

Brotes de trigo crecen nuevos cerca del altar, floreciendo de la semilla rápida.

Dos jemes, dos jemes hasta una mujer.

No cree en nada más remoto. Nada tiene importancia alguna.

Hacia eso tiende, es su intención.

Hacia eso sois llamada, intención siempre recurrente

Ya sea por la noche el canto del búho o por la sabia en el brote,

Nunca ociosa, intermitente en los medios, las artimañas, nunca

La polilla recibe el llamado desde el otro lado del monte

Y el toro se lanza ciego sobre el estoque, naturans

Sois llamado a la caverna, Odiseo,

Por Molu tenéis descanso breve

Por Molu os libráis de un lecho, para poder tornar al otro

Las estrellas nada le importan,

Considéralas agujeros errantes.

Empezad a elavar el arado

Cuando las Pléyades van a su descanso

Empezad a elavar el arado

40 días pasan litoral adentro,

Hacedlo así en los campos próximos al litoral

Y en los valles serpentinos hacia el mar.

Cuando la grulla vuele alto pensad en el arado.

Por esta puerta se os mide

Vuestro día pasa entre puerta y puerta

Dos bueyes están uncidos al arado

O seis en el campo del alcor

Bulto blanco bajo los olivos, una veintena para arrastrar piedras al llano

Aquí las mulas están techadas con pizarra por el camino del cerro.

Así sucedió en el tiempo.

Y las estrellitas caen ahora de las ramas de los olivos,

Y la sombra bifurcada cae sobre la terraza

Más negra que la del vencejo flotante

que no se cura de vuestra presencia,

Su huella alada es negra en el tejado

Y se desvancee con su grito.

Tan ligero tu peso sobre Tellus

Sin querer más honda tu muesca

Tu peso más alado que la sombra

No obstante habéis roído a través de la montaña,

Los dientes de Escila menos cortantes.

¿Habéis encontrado nido más suave que cunnus

O mejor descanso?

¿Tenéis siembra más honda o vuestro año de muerte

Brota más prontos renuevos?

¿Habéis penetrado más hondo en la montaña?

La luz ha entrado en la caverna. ¡Io! ¡Io!

La luz ha bajado a la caverna,

¡Esplendor sobre esplendor!

A plea he penetrado estos cerros:

Que la hierba crezca de mi cuerpo,

Que yo olga que las raíces conversan en corro,

El aire es nuevo en mis hojas,

Las ramas bifurcadas tiemblan con el viento.

¿Es Céfiro más ligero en la rama, Apeliota

más luz en la rama de almendro?

Por esta puerta entré en el cerro.

Cae,

Adonis Cae.

El fruto viene después. Las lucecillas se deslizan hacia

afuera con la marea,

la garra del mar las echa hacia afuera,

Cuatro pendones para cada flor

La garra del mar echa las lamparillas hacia afuera.

Medita así sobre tu cultivo

Cuando las siete estrellas bajan a su descanso

Cuarenta días para su descanso, en el litoral

Y en valles serpentinos hacia el mar

KAI MOIRAI ADONIN

Cuando la rama del almendro proyecta su llama,

cuando los nuevos brotes son llevados al altar

TU DIONA, KAI MOIRAI

KAI MOIRAI ADONIN

que posee el don de curar,

que tiene dominio sobre las fieras.

(Traduccion de José Vásquez Amaral)



HUGH SELWYN MAUBERLEY

(Un fragmento)

V

Allí murieron a puñados;
Y los mejores, Por una vieja puta ya exprimida,
Por una civilización con parches,


Encanto que sonríe en fresca boca,
Vivaces ojos apagados bajo el párpado de tierra,


Por dos gruesas de estatuas en pedazos,
Por unos pocos miles de maltratados libros.

(Traducción de José Luis Rivas)




FRANCESCA

Saliste de la noche

Con flores en las manos.

Vas a salir ahora del barullo del mundo,

De la babel de lenguas que te nombra.



Yo que te vi rodeada de hechos primordiales,

Monté en cólera cuando te mencionaron

En burdos callejones.

¡Cómo me gustaría que una ola fresca cubriera mi mente

Que el mundo en hoja seca se trocara,

O en un vilano al viento,

Para que yo pudiera encontrarte de nuevo,

Sola!

(Traducción de José Luis Rivas)



SESTINA:ALTAFORTE

"Loquitur (l): En (2) Bertrán de Born. Dante Alighieri colocó a este hombre en el Infierno porque era un provocador. ¡Eccovi! (3) ¡Juzgadlo! ¿Lo he expulsado de su tumba? La escena transcurre en su castillo de Altaforte. "Papiol" es su juglar. "El Leopardo" es el estandarte de Ricardo Corazón de León."



I


¡Maldita sea! Todo nuestro sur hiede a paz.

Tú, Papiol, hijo de puta, acércate! ¡Quiero música!

No hay vida para mí si las espadas no chocan.

Pero ¡ah!, cuando veo los estandartes de oro, vero y púrpura combatiendo,

y los vastos campos bajo ellos tornarse carmesí,

entonces aúllo, con mi corazón enloquecido de júbilo.

II

En el tórrido verano voy ardiendo de júbilo

cuando las tormentas devastan la tierra y su estúpida paz;

y cuando los relámpagos, en el cielo sombrío, fulguran carmesí

mientras los truenos con furia me rugen su música

y los vientos ululan a través de las nubes, combatiendo,

y a través de todas las hendiduras del cielo resuenan las espadas de Dios cuando chocan.


III


¡Quiera el infierno que escuchemos otra vez las espadas cuando chocan!

¡Y los estridentes relinchos de los corceles en la batalla, su júbilo,

pecho contra pecho, combatiendo!

¡Es mejor una hora de lucha que todo un año de paz

con opulentos festines, alcahuetas, vino y delicada música!

¡Bah! No hay mejor vino que la sangre carmesí.


IV


Amo el ascenso del sol, bañado en sangre carmesí

Contemplar cada uno de sus rayos, cual lanzas que atravesando la oscuridad chocan.

¡Oh! Mi corazón se llena de júbilo

y mi boca se colma de veloz música

cuando lo veo desafiar y despreciar la paz

y salir al paso de las sombras, con su sola fuerza, combatiendo.

V

E1 hombre que teme luehar y se agazapa, no combatiendo

al oír mi llamado a la guerra, no tiene sangre carmesí;

Sólo sabe pudrirse en su lánguida paz,

lejos de donde impera el valor y las espadas chocan

¡Oh! La muerte de esos perros es mi júbilo,

sí, yo que lleno todo el aire con mi música.

VI


¡Papiol, Papiol! ¡A la música!

No hay sonido comparable al de las espadas combatiendo;

Ni aullido semejante al fragor de la batalla, mi gran júbilo,

cuando nuestros codos y espadas chorrean carmesí

y cuando nuestras huestes, enfrentando la embestida de "El Leopardo", chocan.

¡Que Dios maldiga para siempre a todo aquel que grite paz!


VII


¡Y que la música de las espadas los vuelva carmesí!

¡Quiera el infierno que escuchemos otra vez el clamor de las espadas cuando chocan!

¡Que el infierno oscurezca para siempre la idea de la paz!

(Traducción: Armando Roa Vial. Notas: 1)Del latín: "Habla". 2)Del Provenzal: "Señor". 3)Del italiano: "¡Aqui teneis!")
LA ZAMBULLIDA

Querría bañarme en extrañeza:
estas comodidades amontonadas encima de mí,
me asfixian!
¡Me quemo, ardo en deseos de algo nuevo,
amigos nuevos, caras nuevas
y lugares!
Oh, estar lejos de todo esto,
esto que es todo loque quise
...salvo lo nuevo.

¡Y tú,
amor, la que mucho, la que más he deseado!
¿Acaso no me repugnan todas las paredes,
las calles, las piedras,
todo el barro, la bruma, toda la niebla,
todas las clases de tráfico?
A ti, yo te querría
fluyendo encima de mí como el agua,
¡oh, pero fuera de aquí!
Hierba y praderas y colinas
y sol
¡oh, suficiente sol!
¡Lejos y a solas, en medio de
gente extraña!

traduccion Javier Calvo

EL DESVÁN

Ven, apiadémonos de los que tienen más fortuna que nosotros.
Ven, amiga, y recuerda
que los ricos tienen mayordomos en vez de amigos,
y nosotros tenemos amigos en vez de mayordomos.
Ven, apiadémonos de los casados y de los solteros.

La aurora entra con sus pies diminutos
como una dorada Pavlova,
y yo estoy cerca de mi deseo.
Nada hay en la vida que sea mejor
que esta hora de limpia frescura,
la hora de despertarnos juntos.

traduccion Javier Calvo

ZAPATILLAS NEGRAS: BELLOTTI

En la mesa de más allá,
tras haberse quitado las zapatillas de ante,
con los pies enfundados en medias blancas
y cuidadosamente posados sobre una servilleta,
ella conversa:


«Connaissez-vous Ostende?».


La gorjeante dama italiana en la otra punta del restaurante
replica con cierta altivez,
pero yo espero pacientemente
a ver cómo Celestine vuelve a ponerse las zapatillas.
Se las pone con un gemido.

traduccion Javier Calvo


LA MUJER DEL MERCADER DEL RÍO: UNA CARTA

Cuando yo todavía llevaba el pelo cortado sobre la frente
jugaba en el portal delantero, recogiendo flores.
Tú viniste con zancos de madera jugando a los caballos,
caminaste junto a mi asiento, jugando con ciruelas azules
y seguimos viviendo en el pueblo de Chokan:
dos niños, sin aversión ni sospecha.

Con catorce años me casé con vos, mi señor.
Nunca me reía porque era tímida.
Bajaba la cabeza y miraba a la pared.
Aunque me llamaran mil veces, nunca volvía la cabeza.

Con quince años dejé de fruncir el ceño,
deseaba que mi polvo se mezclara con el tuyo
para siempre y para siempre y para siempre.
¿Para qué seguir vigilando?

Te fuiste cuando yo tenía dieciseis años,
te fuiste a la lejana Ku-to-yen, junto al río de los remolinos,
y has estado fuera cinco meses.
Los monos hacen un ruido muy triste por ahí arriba.
Cuando te fuiste arrastrabas los pies.
En el portal ahora ha crecido el musgo, musgos
distintos,
¡demasiado profundos para limpiarlos!
Los hojas caen pronto este otoño, por culpa del viento.
Las mariposas emparejadas ya amarillean en el agosto
sobre la hierba del jardín del oeste;
me duelen. Me hago vieja.
Si has de venir por los vados del río Kiang,
por favor, házmelo saber de antemano
y yo saldré a recibirte,
iré hasta Cho-fu-sa.


Por Rihaku

traduccion Javier Calvo


EL ENCUENTRO

Mientras ellos hablaban todo el tiempo de la nueva moral
ella me exploraba con sus ojos.
y cuando me levanté para marcharme
sus dedos fueron como el tejido
de una servilleta japonesa de papel.

traduccion Javier Calvo



LA BUHARDILLA

Ven, apiadémonos de aquellos que tienen más que nosotros.
Ven, amiga mía, y recuerda
que los ricos tienen mayordomos y carecen de amigos,
y que nosotros tenemos amigos y no mayordomos.
Ven, apiadémonos de los casados y los solteros.
La aurora entra con sus piececitos
como una Pavlova dorada
y yo estoy cerca de mi deseo.
No hay en la vida cosa mejor
que esta hora de clara frescura,
la hora de despertarnos juntos.

Traducción: E. L. Revol

ENCARGO

Id, cantos míos, al solitario y al insatisfecho,
id también al que tiene los nervios deshechos, al esclavo de las convenciones,
mostradles el desprecio que siento por sus opresores.
id como una gran ola de agua fría,
mostradles mi desprecio por los opresores.

Hablad contra la opresión inconsciente,
hablad contra la tiranía de la falta de imaginación,
hablad contra las trabas.

Id a la burguesa que se está muriendo de tedio,
id a las mujeres de los suburbios.
id a los espantosamente casados,
id a aquellos cuyo fracaso está oculto,
Id a la desgraciadamente casada,
Id a la esposa comprada,
id a la mujer impuesta.

Id a aquellos de lujuria exquisita,
id a aquellos cuyos delicados deseos son frustrados,
id como plaga contra la estupidez del mundo;
id con vuestro filo contra esto,
reforzad las cuerdas sutiles,
llevad confianza a las algas y los tentáculos del alma.

Id amigablemente,
id con palabras sinceras.
Estad ávidos por hallar nuevos males y un nuevo bien,
estad contra todas las formas de opresión.
Id a aquellos que están embotados por la madurez,
hacia aquellos que han perdido su interés.

Id al adolescente que es sofocado en familia...
¡Oh! ¡Cuán asqueroso resulta
ver tres generaciones en una misma casa reunidas!
Es como un árbol viejo con renuevos
y con algunas ramas podridas que ya se caen.

Salid a desafiar la opinión popular,
id contra esta servidumbre vegetativa de la sangre.
Estad contra cualquier clase de opresión.

Traducción: E. L. Revol


EPILOGUE (*)

O CHANSONS foregoing
You were a seven days' wonder.
When you came out in the magazines
You created considerable stir in Chicago,
And now you are stale and worn out,
You're a very depleted fashion,
A hoop-skirt, a calash,
An homely, transient antiquity.
Only emotion remains.
Your emotions?
Are those of a maître-de-cafe

EPÍLOGO

AY, CHANSONS anteriores,
fuisteis una maravilla de siete días.
Cuando salisteis en las revistas
creasteis considerable conmoción en Chicago,
y ahora estáis trilladas y gastadas,
sois una moda agotada,
un miriñaque, una capota vieja,
una efímera antigualla casera.
Sólo queda la emoción.
¿Vuestras emociones?
Son las de un maître de café

Traducción de Rolando Costa Picazo


Francesca
By Ezra Pound

You came in out of the night
And there were flowers in your hands,
Now you will come out of a confusion of people,
Out of a turmoil of speech about you.

I who have seen you amid the primal things
Was angry when they spoke your name
IN ordinary places.
I would that the cool waves might flow over my mind,
And that the world should dry as a dead leaf,
Or as a dandelion seed-pod and be swept away,
So that I might find you again,
Alone.

FRANCESCA
Saliste de la noche
Y había flores en tus manos,
Ahora saldrás de una muchedumbre,
De una confusión de habladurías sobre ti.

Yo que he sabido verte entre las cosas esenciales
Me enojé cuando pronunciaron tu nombre
en lugares comunes.
Quisiera que las frías olas fluyeran sobre mi mente,
Y que el mundo se secara como una hoja muerta,
O como una semilla de diente de león que fuera arrasada,
Así tal vez pueda hallarte de nuevo,
Sola

Traduccion Agustina Jojärt